LIRÓN PIGMEO AFRICANO

Nombre científico: Graphiurus Murinus.
Localización en libertad: África subsahariana, desde Senegal hasta Etiopía y Sudáfrica, por lo tanto está muy extendido en estas zonas.

Es un curioso animal, que está entrando en nuestros hogares para ser mantenido como mascota. Se caracteriza por tener un denso y suave pelaje gris oscuro y una larga cola en relación con su cuerpo.
Son de pequeño tamaño, ya que miden unos 7 cm de adultos.
Hay 26 especies de lirones, de las cuales, 15 son africanas. En España existen dos especies, el lirón careto, muy conocido por los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente y el lirón gris, ambos de tamaño bastante superior al pigmeo africano.

De ojos grandes y orejas muy móviles, nos indica que son de hábitos crepusculares y nocturnos.
Su esperanza de vida en cautividad ronda alrededor de los 6 años.

ALOJAMIENTO:
En la naturaleza construye sus nidos en las oquedades de los árboles y a veces ocupa los de algunas aves.
Son animales muy territoriales y en la naturaleza forman clanes de varios individuos que defienden con fiereza su territorio. No tendremos problema si los ponemos juntos de jovencitos y si no queremos criar podemos poner hembras juntas. Los ejemplares jóvenes además se acostumbran muy bien a nuestro trato y se sociabilizan bien con las personas si los manipulamos con frecuencia.
Mejor alojarlos en un terrario o contenedor alto, ya que tienden a trepar en la naturaleza y viven mejor en un ambiente vertical.

Su alojamiento deberá contar con buena ventilación que la podemos hacer con malla. Otro detalle de importancia es que, salvo que queramos ver a nuestros lirones ponerse a invernar, la temperatura no debe descender por debajo de los 18 º C. Lo más correcto es proporcionarles un ambiente por encima de los 21 º C, y parece que se encuentran bastante cómodos a temperaturas alrededor de 28 º C, así que podemos situar un punto focal de calor al que podrán acercarse si así lo desean.
Los mejores substratos que podemos emplear son el de papel, el heno o el de cáñamo. La orina de estos animales huele muy poco, y será absorbida por el material del substrato. Nunca deberemos emplear materiales pulverulentos, serrín o virutas de madera, pues pueden desprender vapores que resultan altamente perjudiciales para el sensible sistema respiratorio de estos animales.
Si se quiere observar con tranquilidad su actividad, se puede usar una bombilla roja como única iluminación, nosotros veremos a los lirones, pero para ellos será como si fuese de noche.
Los lirones duermen en un nido que ellos mismos confeccionan forrándolo con heno. Para que estos animales descansen adecuadamente es necesario que les proporcionemos un lugar oscuro y tranquilo en el que puedan sentirse a salvo. Las cajas nido de las aves son elementos especialmente apreciados por estos pequeños roedores. Igualmente los nidales de tipo cesta son bien aceptados. Conviene disponer de más de un lugar en el que nuestros amigos puedan acomodarse para dormir, para que elijan el que más les guste. El tamaño de estos "dormitorios" debe ser proporcional al número de animales que mantengamos juntos, puesto que muchas veces los individuos de un mismo clan ocupan el mismo nido. Si es demasiado pequeño puede suceder que alguno de los ejemplares no quepa. 
Si tenemos una pareja de lirones, estos dormirán juntos en el mismo nido hasta que la hembra quede embarazada. A partir de ese momento, la hembra se mostrará arisca con el macho y no le permitirá la entrada en el mismo nido que ella, por lo que deberemos de procurarle otro. 
Podemos construir los nidos con cajitas de madera de las que venden en los comercios chinos, practicándoles un agujero para que puedan entrar. Con un par de euros, tendremos ese par de nidos en el que estarán muy a gusto.
Siempre deben disponer de agua fresca, y el mejor elemento para suministrársela es una botella bebedero de bola para pequeños roedores.

ALIMENTACIÓN:
La mezcla de semillas que empleemos deberá ser de calidad, con un pequeño porcentaje de semillas grasas como las de girasol, o incluso sin ellas (se las podemos dar a parte como golosinas). Las mezclas de alta calidad para ratones y jerbos son perfectamente válidas como alimento para los lirones. El porcentaje de semillas en la dieta será, no obstante, pequeño.
Habrá que porporcionarles además una fuente de proteína animal. Pueden ser insectos (grillos, tenebrios, larvas de mosca...), pienso para insectívoros, huevo cocido (incluida la cascara como fuente de calcio), potitos para niños...
Por último, una mezcla de frutas y verduras crudas troceadas complementarán la dieta con valiosas vitaminas. Entre las frutas que más les gustan están la naranja, la manzana, la pera y las uvas. 
Entre las verduras y hortalizas destacan la zanahoria, el brécol, las habas verdes, los guisantes y el maíz dulce. 
La cantidad a suministrar será de una a dos cucharaditas por animal.
Se puede dar un día a la semana fruta y otro complemento proteico. Además de estos componentes de la dieta que podemos catalogar como mayoritarios, hay otros que podemos suministrar a nuestros animales, y que contribuirán a hacer su alimentación más variada y a combatir la monotonía.
Algunas gotas de un complemento vitamínico mineral en el agua de bebida son una buena idea en momentos especialmente estresantes en la vida de estos animales, como la crianza, lactación y crecimiento, pero con una dieta variada no habría por qué recurrir a suplementación externa fuera de estos periodos.
La suplementación con calcio es también una buena idea, en especial en el caso de animales jóvenes y hembras gestantes y en lactación. Podemos suministrarles un trozo de hueso de ternera para que lo roan, y la cascara de huevo les encanta. Podemos emplear también formas de calcio fácilmente asimilables.

CRÍA Y REPRODUCCIÓN:
En la naturaleza los lirones enanos africanos no crían hasta después de haber llevado a cabo su primera hibernación. Esto quiere decir que los reproductores tiene alrededor de un año. Sin embargo, en cautividad la hibernación no se lleva a cabo si mantenemos las condiciones óptimas de temperatura, y los lirones son capaces de criar desde la edad de aproximadamente cuatro meses.
Los celos se mantienen a lo largo de todo el año en cautividad, mientras que en condiciones naturales sólo sacan adelante dos camadas por temporada de cría. La gestación dura 21 días, tras de los cuales nacen de 1 a 5 crías (lo normal son 2 o 3), desprovistas de pelo e incapaces de valerse por si mismas. Con 7 días el cuerpo ya está cubierto de pelo. A los 14 días abren los ojos, y aproximadamente con 21 días se produce el destete. Las crías, una vez destetadas, siguen durmiendo en el nido con los padres. 
Con entre 4 y 5 semanas de vida puede considerarse que son totalmente independientes.

Otras fotos:
13/09/2013